lunes, 27 de octubre de 2008

Endoculturación

La cultura de una sociedad tiende a ser similar en muchos aspectos de una generación a otra. En parte, esta continuidad en los estilos de vida se mantienen gracias al proceso conocido como endoculturación. La endoculturación es una experiencia de aprendizaje parcialmente consciente y parcialmente inconsciente a través de la cual la generación de más edad incita, induce y obliga a la generación más joven a adoptar los modos de pensar y comportarse tradicionales. Así, los niños chinos usan palillos en lugar de tenedores, hablan una lengua tonal y aborrecen la leche porque han sido endoculturados en la cultura china en vez de en la de los Estados Unidos. La endoculturización se basa, principalmente, en el control que la generación de más edad ejerce sobre los medios de premiar y castigar a los niños. Cada generación es programada, no sólo para replicar la conducta de la generación anterior, sino también para premiar la conducta que se adecue a las pautas de su propia experiencia de endoculturización, y castigar , o al menos no premiar, la cultura que se desvía de éstas.

El concepto de endoculturación, (pese a sus limitaciones, que analizaremos más adelante) ocupa una posición central en el punto de vista distintivo de la antropología moderna. La incomprensión del papel que desempeña en el mantenimiento de las pautas de conducta y pensamiento de cada grupo forma el núcleo del fenómeno conocido como etnocentrismo. El etnocentrismo es la creencia de que nuestras propias pautas de conducta son siempre naturales, buenas, hermosas o importantes, y que los extraños, por el hecho de actuar de manera diferente, viven según modos salvajes, inhumanos, repugnantes o irracionales. Las personas intolerantes hacia las diferencias culturales, normalmente, ignoran el siguiente hecho: Si hubieran sido endoculturados en el seno de otro grupo, todos esos estilos de vida supuestamente salvajes, inhumanos, repugnantes e irracionales serían ahora los suyos.

Marvin Harris, Antropología cultural (1983)
Cap. 1 La antropología y el estudio de la cultura: Endoculturación y relativismo cultural


Las diferencias genéticas entre grupos humanos no tienen ni la milésima parte de la influencia sobre nuestros comportamientos de la que tienen las diferencias culturales. La educación (formal e informal) que recibimos nos prepara para que podamos integrarnos en la sociedad concreta de la que formamos parte. Cada sociedad tiene sus valores morales, su noción del éxito, sus tabúes, sus hábitos y sus vicios. Y cada sociedad, vista por una persona perteneciente a otra, parece ajena e irracional. Incluso la nuestra. Quizá especialmente la nuestra.

6 comentarios:

Céfiro dijo...

Aquellos que gustamos de aplicar a todo el metodo científico, empezamos desechando los rasgos endoculturales que creemos arcaicos y/o inútiles, despues nos atrevemos a juzgar y comparar las costumbres foraneas.

Pero en cualquier caso, está claro que la genética sólo nos diferencia en cuestiones estéticas.

Salud.

Sibila dijo...

Ah, pero es duro... Lo más difícil es mirar objetivamente la propia cultura y atreverse a juzgarnos a nosotros mismos.

Un saludo.

jovino gregorio dijo...

Me es sumamente útil este material, porque estoy estudiando didáctica Universitaria; y escudriñando todo lo que hace a endoculturización y otras hierbas; le estoy agradecido. Gracias, soy Jovino Carreras- Paraguay

Sibila dijo...

Me alegro que te haya sido útil, Jovino, pero no hay de qué, el mérito es de Marvin Harris, no mío. :P
Si puedes conseguir el libro de donde saqué el texto, te lo recomiendo en su totalidad, seguro que te resulta útil.
Gracias por pasarte por aquí y comentar.

Un saludo,
Sibila.

Javier Arquero dijo...

Realmente Marvin Harris pondría patas arriba tu blog. Harris tiene un posicionamiento excesivamente materialista y, por tanto, determinista. No creo que todos nuestros actos tengan una explicación racional.

Me ha gustado mucho tu laberinto.
Un beso

Sibila dijo...

Bienvenido, Arquero.

Harris es un científico y contempla la realidad con ojos analíticamente objetivos. Su punto de vista es enriquecedor y sumamente útil, pero no el único. Yo tampoco creo que seamos únicamente racionales, pero, no obstante, mucho se puede aprender centrándonos por un momento en esa perspectiva.

Me alegra que te guste mi blog, pásate por aquí siempre que quieras.

Un saludo. :)