lunes, 6 de octubre de 2008

Corro de brujas

Ven, toma mi mano, y dancemos, dancemos... giros y más giros, cielo arriba, tierra abajo, con los árboles vigilantes a nuestro alrededor.

Ven, toma mi mano y únete a la danza. Giremos, giremos... daremos vueltas en torno al centro del mundo.

Foto tomada en la Sierra Norte de Sevilla, a mediados de septiembre.

*Sí, ya sé que un corro de brujas es un tipo de hongo... pero el lugar bien vale la licencia.

5 comentarios:

Céfiro dijo...

Uhmmm... Sierra Norte... ese Cerro del Hierro y esas Cascadas del Martinete... sin duda buenos sitios para un aquelarre.

Salud.

Gus dijo...

Y en la soledad del amanecer se escuchó susurrar:

Yo soy la que he sido enviada desde el poder y he venido hacia los que piensan en mí y he sido encontrada en los que me buscan.


Soy la primera y la última,
la honorable y la despreciable,
la prostituta y la respetable,
la esposa y la virgen,
la madre y la hija,
los miembros de mi madre,
la estéril y la que tiene muchos hijos.

Yo soy la que tiene un matrimonio importante y no tomé marido,
la comadrona y la que no da a luz,
el consuelo de mis sufrimientos, la novia y el novio...
Yo soy la madre de mi padre y la hermana de mi marido; y él es mi vástago.



Yo soy el silencio incomprensible,
la idea cuyo recuerdo es frecuente,
la voz cuyo sonido es variado
y la palabra cuya apariencia es múltiple;

yo soy la pronunciación de mi nombre.


Pero cuando os ocultéis, yo misma apareceré; pues cuando aparezcáis, yo me ocultaré de vosotros.

Y venid hacia mí los que me conocéis y los que conocéis mis miembros.
Y colocad a los grandes entre las primeras criaturas pequeñas.

...pues la pequeñez es conocida a partir de la grandeza.

Muchas cosas más dijo la voz, pero cuando el sol se elevó en lo alto ya las había olvidado todas; como uno de esos sueños que uno se esfuerza en vano por recordar.

Y me alejé en silencio.

Gracias, Sibila, por la sugerencia

Sibila dijo...

Gracias a tí, Gus, por tan bellas palabras.

Céfiro, ¿conoces la zona? Yo no había estado nunca antes, pero me dejó fascinada. A ver si algún día puedo volver y descubrir otros rincones.

Un saludo a ambos.

Juan Antonio dijo...

Bellísimo canto circular, vertiginoso. Bello paisaje. Sí.

Sibila dijo...

Gracias, Juan Antonio. Me alegro de que te guste.
El lugar era muy hermoso, sí, y además... muy evocador. :D