miércoles, 22 de octubre de 2008

Buscando en los ojos de los otros

A veces te olvidas momentáneamente de quién eres, y lo buscas en los ojos de los demás. Un punto de apoyo para seguir adelante. Una palabra que desencadene una cascada de recuerdos. Una mano tendida que te ayude a levantarte después de la enésima caída.

Pero si no conoces realmente la identidad que estás buscando, corres el riesgo de que una mirada diferente te desgarre el alma. 

3 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Esas miradas terribles... Y qué bien lo has dicho.

¿Merece la pena correr el riesgo?

Céfiro dijo...

Los ojos ajenos no son espejos fieles, pero merece la pena ver que filtros aplican.

Salud

Sibila dijo...

Siempre merece la pena arriesgarse. ;)

A veces no necesitamos tanto un espejo cómo una lente que nos enseñe una perspectiva de nosotros mismos que no habíamos visto.

Se peude negar, se peude integrar, o puede uno perderse en esa imagen... pero es importante tenerla, para saber.

Un saludo a ambos.