lunes, 13 de julio de 2009

Luz de luna


En el apogeo del poder del sol, vale la pena tomarse un momento para observar la luna. Que la brillante luz del día no nos impida apreciar la luminosidad nocturna, no tan intensa, pero igual de hermosa.

Ahora que las noches son cortas y cálidas, es buen momento para salir al aire libre, mirar arriba y simplemente dejarnos bañar por la luz lunar, tan quietos que incluso podamos percibir el movimiento de las estrellas.

2 comentarios:

Darkrosalina dijo...

Cuanta razón tienes, Sibila. El Sol es mucho más brillante que la Luna, tanto que nos beneficiamos de su luz y calor; pero a pesar de la debilidad de su brillo, la Luna es más generosa.
La luz solar es muy agresiva, es fuego. En cambio, la Luna nos infunde tranquilidad y belleza, una luz cenicienta procedente de un disco blanco que podemos admirar sin problemas para nuestros ojos.

PD: No te preocupes. Tu respuesta está en camino ;)

Sibila dijo...

La luz de la luna tiene un algo mágico, porque todo lo que ilumina parece distinto. Y sólo observarla parece que basta para llenarte de paz. Tendrá que ver con lo que tú dices, que es más generosa y menos agresiva.

Un saludo.

PD: No tengas prisa con la respuesta, ¡siempre será menos de lo que yo tardé! XD