viernes, 10 de julio de 2009

[En otras palabras] Imposible

Volviendo despacio a salir a la luz, sumando vidas a la vida. Robando tiempo al tiempo, para tratar de hacerlo fructificar. Tantas cosas, tantas cosas, tantas cosas...

IMPOSIBLE

Imposible saber cuándo ese rincón de mi alma se ha dormido
y cuándo volverá otra vez a tomar parte en mis fiestas íntimas

O si ese trozo se fue para siempre
O bien si fue robado y se encuentra íntegro en otro

Imposible sabe si el árbol primitivo adentro de su ser siente todavía el viento milenario
Si tú recuerdas el canto de la madre cuaternaria
Y los grandes gritos de tu rapto
Y la voz sollozante del océano que acababa de abrir los ojos

Y agitaba las manos y lloraba en su cuna

Para vivir no necesitamos tantos horizontes
Las cabezas de amapola que hemos comido sufren por nosotros
Mi almendro habla por una parte de mí mismo
Yo estoy cerca y estoy lejos

Tengo centenares de épocas en mi breve tiempo
Tengo miles de leguas en mi ser profundo
Cataclismos de la tierra accidentes de planetas
Y algunas estrellas de luto
¿Recuerdas cuando eras un sonido entre los árboles
Y cuando eras un pequeño rayo vertiginoso?

Ahora tenemos la memoria demasiado cargada
Las flores de nuestras orejas palidecen
A veces veo reflejos de plumas en mi pecho
No me mires con tantas fantasmas
Quiero dormir quiero oír otra vez las voces perdidas
Como los cometas que han pasado a otros sistemas

¿En dónde estábamos? ¿En qué luz en qué silencio?
¿En dónde estaremos?
tantas cosas tantas cosas tantas cosas

Yo soplo para apagar tus ojos
¿Recuerdas cuando eras un suspiro entre dos ramas?

Vicente Huidobro

2 comentarios:

Juan Antonio dijo...

Salgamos siempre a la luz, siempre. No tenemos elección.

Besos.

Sibila dijo...

En realidad, tenemos elección, podemos quedarnos a oscuras, pero la oscuridad es sólo un útero, un punto de partida. Quedarnos en ella es negarnos la vida, aunque al principio la luz dañe los ojos y haga llorar.

Bienvenido de nuevo. ;)