viernes, 2 de enero de 2009

[En otras palabras] Nunca

Soy lo que soy, y no me arrepiento. He tomado mis decisiones, y elegido mi camino. Y seguiré avanzando, paso a paso, inventando mi vida mientras la vivo.

NUNCA

Nunca me cansará mi oficio de hombre.
Hombre he sido y seré mientras exista.
Hombre no más: proyecto entre proyectos,
boca sedienta al cántaro adherida,
pies inseguros sobre el polvo ardiente,
espíritu y materia vulnerables
a todos los oprobios y las dichas...

Nunca me sentiré rey destronado
ni ángel abolido mientras viva,
sino aprendiz de hombre eternamente,
hombre con los que van por las colinas
hacia el jardín que siempre los repudia,
hombre con los que buscan entre escombros
la verdad necesaria y prohibida,
hombre entre los que labran con sus manos
lo que jamás hereda un alma digna,
¡porque de todo cuanto el hombre ha hecho
la sola herencia digna de los hombres
es el derecho de inventar su vida!

Jaime Torres Bodet

4 comentarios:

Ana dijo...

Gracias por compartir tus palabras y tus reflexiones, yo estoy pasando por uno de esos momentos en que todo el mundo cuestiona mis deciciones, y aunque me enoje, tengo que reconocer que las críticas de los demás, me dañan hasta cierto punto, pero también me están haciendo más fuerte. Tu publicación me vino como anillo al dedo y me dio ánimos para seguir adelante.

Juan Antonio dijo...

Nada más y nada menos que ser hombre, mujer, persona... No es nada fácil aunque parezca obvio. Es quizás una de las cosas más difíciles de conseguir.

Gracias, querida amiga, por derramar sobre nuestros oídos palabras tan bellas y tan reconfortantes. Si no existieras, habría que inventarte.

Un beso, primor.

Wuwei dijo...

Bonito poema, bonitas palabras.

Conservar la mente de principiante y ser capaz de renacer día a día, asumiendo quienes somos sin cargar con mochilas innecesarias. Conscientes del pasado, pero anclados en el presente, pasito a pasito hacia delante...

Me parece que la más loable de todas las ambiciones es llegar a ser de verdad Mujer, Hombre, Persona. Les voy a pedir eso a los Reyes Magos.

¡Saludos! :o)))

Sibila dijo...

Ana, a veces oimos unas palabras e incluso observamos algo al pasar justo en el momento preciso, que nos sirven de enseñanza o de apoyo. Forma parte de la magia de la vida. Me alegra que este poema te haya llegado en el momento oportuno, y ánimo... al final, tu vida es tuya, y eres tú quien decide cómo vivirla.

Juan Antonio, gracias, siempre consigues hacerme sentir especial, aunque sólo haya citado a quien se expresa mejor que yo. :D

Wuwei, me ha gustado mucho eso de "conservar la mente del principiante". Es difícil, porque las experiencias muchas veces se anclan en nuestra mente hasta convertirse en prejuicios. A ver si los Reyes Magos nos dejan regalos así, sin precio pero infinitamente valiosos.

Un saludo a todos.