viernes, 23 de enero de 2009

En otras palabras [Soneto LXXV - Ésta era la casa, el mar y la bandera...]

Me espera una casa vacía, luminosa y fría, para que la llene, poco a poco, de esas cosas que he esparcido ya por tantos sitios. De libros y de cariño, de risas y de música.
Me esperan una casa vacía, y una ladera verde, y semanas de trabajo por delante.

SONETO LXXV

Ésta es la casa, el mar y la bandera.
Errábamos por otros largos muros.
No hallábamos la puerta ni el sonido
desde la ausencia, como desde muertos.

Y al fin la casa abre su silencio,
entramos a pisar el abandono,
las ratas muertas, el adiós vacío,
el agua que lloró en las cañerías.

Lloró, lloró la casa noche y día,
gimió con las arañas, entreabierta,
se desgranó desde sus ojos negros,

y ahora de pronto la volvemos viva,
la poblamos y no nos reconoce:
tiene que florecer, y no se acuerda.

Pablo Neruda

Empiezo en unos días una mudanza larga, trabajosa, y, como todas las anteriores, temporal. No puedo prometeros volver pronto, pero sí que volveré. Cuando Telefónica haga su trabajo, eso sí.
Yo mientras, tengo que dedicarme al mío... y tengo centenares de libros por empaquetar.

Hasta entonces, espero veros por aquí a la vuelta. ;)

3 comentarios:

Wuwei dijo...

En un sentido profundo siempre estamos de mudanza, aunque la ceguera de la rutina nos impide verlo... Abre bien los ojos: ¡carpe diem! Dicen que el primer vistazo, a condición que viajes sin demasiado equipaje mental, muchas veces es el que vale.

En cualquier caso te deseo un trasplante suave, feliz y sencillo; y también deseo que, de nuevo, "la planta" eche preciosas flores en otras tierras...

Ójala vuelvas pronto. Te echaremos de menos.

:o)

Pd. Espero que los de telefónica funcionen mejor que los de Iberbanda, que nos han dejado sin servicio desde ayer por la noche... pero bueno, siempre hay algún lugar donde poder conectar el portatil...

Juan Antonio dijo...

Ánimo y fortuna, querida amiga. Estamos contigo aquí y en todas partes.

Te queremos, tú sabes. Y te echaremos de menos si es que tardas.

Sibila dijo...

Muchas gracias por los ánimos.
Estoy aprovechando para soltar lastre y deshacerme de ciertas cosas que estaban ocupando espacio sin aportar nada. En cierta manera, elijo lo que deseo recordar y lo que ha llegado la hora de mandar al olvido. Es un proceso tedioso, pero hará que mi nueva etapa sea más limpia.

Un saludo a ambos.