lunes, 4 de febrero de 2008

Valores personales, principios espirituales (I): La Rede

Seguimos hablando de moral y de ética, como ya hicimos los últimos días. Es un tema en el que creo que es mejor ir poco a poco. ¿Por qué? Porque los principios morales de la wicca son más importantes para cualquier persona que practique esta religión que casi cualquier otra cosa. Desde luego, son muchísimo más importantes para definir lo que es ser wiccano que el hacer magia, pero en casi todos los lugares se le dedica diez veces más espacio a todo lo relacionado con la magia que a explicar despacio y con calma qué entiende un wiccano por “leyes morales”.

Cuando empezamos a andar este camino, pronto nos topamos con la Rede, la primera regla que, supuestamente, debe guiar nuestro comportamiento. Pero ¿sabemos realmente lo que significa? ¿hemos pensado en ello de verdad, o tan sólo repetimos las palabras sin saber qué quieren decir?
Ya hablé de esto una vez. Es necesario leer entre líneas, saber cómo y cuándo se escribió el poema que hoy conocemos como la Rede, y comprender el sentido que quisieron darle.
Pero hoy estoy hablando de normas morales, y es en la última frase en la que vamos a detenernos:

Mientras no dañes a nadie, haz lo que quieras


Tan malo es interpretar estas palabras literalmente, como ignorarlas cuando no nos favorecen. No se trata de una obligación de no pisar las hormigas ni arrancar las malas hierbas. Todo lo que hacemos, absolutamente todo, tiene consecuencias. Y es importante que, antes de actuar, pensemos si esas consecuencias pueden acabar haciendo daño a alguien. Muchas veces, cuando deseamos algo, no pensamos en cómo nuestros actos afectan a los demás, o cómo pueden afectarnos a nosotros mismos en un futuro. Ser conscientes de eso, calibrarlo, y decidir responsablemente, es duro, pero imprescindible.

Pero la parte peor interpretada es la segunda. ¿Qué significa “Haz lo que quieras”? ¿Es acaso que podemos hacer lo que nos dé la gana? Todo lo contrario, porque ese “lo que quieras” no está aludiendo a los caprichos, a los arrebatos, a los deseos que podamos tener. Está hablando de Voluntad. De lo que realmente queremos hacer. De la llama que arde en nuestro interior, la que nos marca el camino. Hacer lo que realmente queremos no siempre es fácil, pero esa voluntad es lo que debería guiar nuestros pasos.

Si yo tuviera que reescribir la frase, según la siento, diría algo así como: “Encuentra tu impulso más profundo y síguelo, traza tu destino, pero no permitas que nadie sufra por ello”.

3 comentarios:

Natsu dijo...

En La Historia Interminable, Atreyu le dio la vuelta al Áuryn y leyó "HAZ LO QUE QUIERAS". Y preguntó a Graógraman (¿o era a Fújur?):
-Esto significa que puedo hacer lo que me dé la gana, ¿no te parece?
-No, significa que debes encontrar tu Verdadera Voluntad, y eso es algo muy difícil.

Es que habría que diferenciar entre lo que "deseas" y lo que "quieres". Igual deseas hartarte de chocolate y vaguear, pero lo que de verdad quieres es ser sano y tener un cuerpo atlético y esbelto. Y para conseguir lo que quieres (a largo plazo), debes renunciar a lo que deseas (a lo que deseas físicamente, lo que los ingleses llaman "craving", que es un deseo instintivo y animal y no intelectual).

Igual: quieres saber muchos idiomas, pero para eso hay que trabajar, o quieres escribir un libro, pero tienes que dejar de leer páginas en internet y comentar en todos los blogs... Er... Hasta luego, encantada de pasarme por aquí. XD

Natsu dijo...

Hey, tu nick en el otro foro era Áuryn, ¿verdad? Me pregunto si hay una relación entre tu interpretación de la frase wicca y ese diálogo de La Historia Interminable ;-) Ya me lo contarás.

Sibila dijo...

Muy perspicaz. :)
Efectivamente, hay una relación casi directa. El concepto de Voluntad Verdadera es muy anterior a Ende, claro, pero fue ahí donde topé con él por primera vez, lo que plantó la semilla, por así decirlo (de éso como de tantas otras cosas). A veces pasa; lees o ves algo, incluso por casualidad, y te "llega" de una manera especial. Luego la curiosidad te lleva a investigar, a buscar... y cuando te das cuenta, la idea ya forma parte de tí y de tu vida.

Encantada de verte por aquí, vuelve siempre que quieras. :D