miércoles, 13 de febrero de 2008

Iluminados sin demasiadas luces

Hoy toca otro exabrupto, advierto por anticipado de que voy a ser muy borde, pero es que no puedo pasar ciertas cosas por alto.

No es un tema nuevo, ya he hablado de las personas que alardean de místicos, y de las que disfrazan su ignorancia con palabras enrevesadas. Pero hasta ahora se trataba de una postura intelectual, de una simple molestia por el hecho de que esas personas tratasen de introducir la wicca, y el paganismo en general, en su mundillo.
Ahora es algo personal.

A todos ellos:

Si no tenéis las cosas lo suficientemente claras para poder expresarlas, no tratéis de fingir que son los demás los que no os comprenden. Si vuestras ideas no tienen ninguna base, no tratéis de fingir que sus bases están veladas por el misterio. Si decís tonterías tan grandes que nadie las tiene en cuenta, no tratéis de fingir que hay una conspiración mundial para que no se les dé importancia.

Y, sobre todo y ante todo: No tratéis de convencer a nadie de que sois más sabios, más avanzados, más expertos, mejores que los demás, por soltar un montón de tópicos que ni siquiera entendéis mezclados de cualquier manera. Porque así, lo único que conseguís es que queden de relieve vuestra ignorancia, vuestra inmadurez y, sobre todo, vuestra profunda estupidez.

2 comentarios:

Tanakil dijo...

Veo que debes de tener alguna persona así a tu alrededor. Bueno, pasa de esa gente, no te sulfures, no vale la pena.
Saludos,
Tanakil.

Sibila dijo...

Gracias por tus ánimos. Sí, llevo unas semanas aguantándolo, y tenía que desahogarme en algún lugar...

Supongo que podría pasarlo por alto si no fuese porque estoy viendo cómo muchos chiquillos ignorantes van a esas personas como las polillas a la luz, y les escuchan boquiabiertos y admirados, sin darse cuenta de que lo que dicen no es más que un batiburrillo de cosas incoherentes mezcladas sin ton ni son.

Es normal que la gente tropiece, se confunda y se pierda. Todos tenemos derecho a equivocarnos.
Pero que haya personas que traten de arrastrar a los demás a su propio callejón sin salida, eso... me hace hervir la sangre.

En fin, trato de no tener relación con ellos, que es lo más fácil. Pero al menos desde aquí les llamaré todo lo que se merecen. ;)

Un saludo,
Sibila.