viernes, 1 de febrero de 2008

[En otras palabras] The road not taken

Hay momentos en la vida en los que hay que tomar decisiones. A decir verdad, nunca se me ha dado demasiado bien. Porque cada decisión que tomas te abre un camino y te cierra otros. Quizá elegí el camino a tomar llevada por pequeñas señales que ni siquiera percibí conscientemente. Quizá fue simplemente el azar lo que me trajo aquí. Tal vez, sólo quería elegir para alejarme de la encrucijada lo más rápido posible. Pero elegí, yo también, el sendero menos transitado. Quizá no tenga demasiada compañía, pero sé que la que tengo vale la pena.

Después de todo, fue una buena elección.


THE ROAD NOT TAKEN

Two roads diverged in a yellow wood
And sorry I could not travel both
And be one traveler, long I stood
And looked down one as far as I could
To where it bent in the undergrowth

Then took the other as just as fair
And having perhaps the better claim
Because it was grassy and wanted wear
Though as for that, the passing there
Had worn them really about the same

And both that morning equally lay
In leaves no step had trodden black
Oh, I kept the first for another day!
Yet, knowing how way leads onto way
I doubted if I should ever come back

I shall be telling this with a sigh
Somewhere ages and ages hence
Two roads diverged in a wood
And I took the one less traveled by
And that has made all the difference

Robert Frost


Traducción de
María Fernanda Celtasso (he intentado traducirlo yo misma, pero no podía hacerle justicia)

/EL CAMINO NO ELEGIDO

Dos caminos se bifurcaban en un bosque amarillo,
Y apenado por no poder tomar los dos
Siendo un viajero solo, largo tiempo estuve de pie
Mirando uno de ellos tan lejos como pude,
Hasta donde se perdía en la espesura;

Entonces tomé el otro, imparcialmente,
Y habiendo tenido quizás la elección acertada,
Pues era tupido y requería uso;
Aunque en cuanto a lo que vi allí
Hubiera elegido cualquiera de los dos.

Y ambos esa mañana yacían igualmente,
¡Oh, había guardado aquel primero para otro día!
Aun sabiendo el modo en que las cosas siguen adelante,
Dudé si debía haber regresado sobre mis pasos.

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia./

3 comentarios:

Tanakil dijo...

La vida es como uno de esos libros de "Elige tu propia aventura" ;) Anda que no he tenido momentos decisivos en la mía... Pero no me arrepiento de mis elecciones.
Por cierto, me ha gustado que pusieras el nombre de la traductora, muchas veces pasamos desapercibidas ;)
Saludos,
Tanakil.

Sibila dijo...

Sí, es una buena comparación. Incluso las elecciones que creemos más rutinarias van marcando el curso de nuestro camino. Yo creo que, al final, lo importante no es tanto el camino que tomes cada vez, sino que, encrucijada tras encrucijada, no perdamos de vista aquello que nos pueda guiar.

En realidad, primero traté de traducirlo yo, que es lo que suelo hacer, pero escapaba a mis posibilidades, así que busqué una traducción por internet, y elegí la de esta traductora precisamente porque así podía decir de quién era.
Había muchas versiones diferentes, ciertamente, que no tenían información de quién las había traducido, y a saber si serían correctas. Y, ya que iba a usar el trabajo de una profesional, qué menos que darle el mérito, ¿no? ;)

Perro Aullador dijo...

Este es de los que calan hasta los huesos...

Gracias de nuevo :)
Vae.