miércoles, 10 de septiembre de 2008

El camino sigue y sigue desde la puerta...

Decía a menudo que sólo había un camino y que era como un río caudaloso; nacía en el umbral de todas las puertas, y todos los senderos eran ríos tributarios.
«Es muy peligroso, Frodo, cruzar la puerta», solía decirme. «Vas hacia el camino, y si no cuidas tus pasos, no sabes hacia dónde te arrastrarán.»

J.R.R. Tolkien. El Señor de los Anillos, I:
La Comunidad del Anillo

Es hermoso poner el pie en el camino, y dejar que tus pasos tomen senderos que deseabas recorrer, retornen a pisar sobre tus propias huellas, o te lleven a caminos que no esperabas.
Sólo se puede pedir una cosa más, y es que otros pies recorran tu misma senda, caminando a tu lado, compartiendo el cansancio y el reposo.

Me pongo en marcha una vez más.
Aunque sepa que pronto he de volver, no sé exactamente qué camino tomarán mis pies, a qué río me llevará esta vez el afluente que nace ante mi puerta. Pero sé que, donde quiera que vaya, estaré en buena compañía. Y eso es lo único que deseo saber.

1 comentarios:

Regina dijo...

Un saludo