miércoles, 22 de abril de 2009

Un deber sagrado

Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Para seguir adelante, debemos reconocer que en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una sola comunidad terrestre con un destino común. Debemos unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz. En torno a este fin, es imperativo que nosotros, los pueblos de la Tierra, declaremos nuestra responsabilidad unos hacia otros, hacia la gran comunidad de la vida y hacia las generaciones futuras.

La Tierra, nuestro hogar

La humanidad es parte de un vasto universo evolutivo. La Tierra, nuestro hogar, está viva con una comunidad singular de vida. Las fuerzas de la naturaleza promueven a que la existencia sea una aventura exigente e incierta, pero la Tierra ha brindado las condiciones esenciales para la evolución de la vida. La capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado.

Del Preámbulo de la Carta de la Tierra

Ojalá las palabras lleguen a ser algo más que palabras y, algún día, uno a uno (porque la toma de conciencia personal es más profunda y auténtica que el adoctrinamiento), los hombres descubran que la vida, la vida de todo y de todos, está por encima de sus diferencias y sus mezquinas rencillas. Uno a uno, cada cual como puede, vamos sumando esfuerzos para que llegue ese día.

¡Feliz Día de la Tierra!


Más información:
Carta de la Tierra completa en español (en pdf)
Artículo sobre la Carta de la Tierra en la Wikipedia

4 comentarios:

Darkrosalina dijo...

Eso es muy cierto, amiga mía.¿de que sirve hacer leyes o doctrinas para que el pueblo las cumpla, si los mismos ciudadanos por si solos no están convencidos de que es lo mejor? Es una utopía, pero sí es posible si empezamos poco a poco.

¡Feliz Día de la Tierra, Sibila!

Wuwei dijo...

Ojalá tod@s podamos encontrar la verdadera Vida en nuestro interior, la Vida que nos recorre y nos une a tod@s en un mismo Cuerpo con infinitos rostros...

Tanakil dijo...

¡Feliz Día de la Tierra!
Lo difícil es hacer que lo vean los que sólo se interesan por el dinero...
Saludos,
Tanakil.

Sibila dijo...

Me encantan vuestros puntos de vista. Uno a uno, vamos avanzando. :D

Siempre hay quien puede hacer más, por su posición o su dinero... pero sólo conque cada uno hagamos nuestra parte, las cosas cambiarían mucho. Yo lo intento, lo cual no quiere decir que siempre lo consiga, pero al menos sé que vamos dando pasitos hacia adelante. Igual cuando queramos darnos cuenta, habremos logrado el cambio.

Un abrazo a todos.